La Municipalidad dio inicio a un nuevo año de Equidad Educativa para jóvenes madres y embarazadas

La intendenta inauguró la edición 2018 del programa que hace más de una década ayuda a que chicas de 13 a 19 años puedan completar sus estudios, a través de becas y acompañamiento integral.

Este miércoles por la mañana, la intendenta Mónica Fein encabezó en el teatro La Comedia el lanzamiento de una nuevo año de Equidad Educativa, el programa dependiente del Instituto Municipal de la Mujer que beca a adolescentes madres y embarazadas para que puedan finalizar sus estudios primarios y secundarios. La edición 2018 ya cuenta con 250 beneficiarias de entre 13 y 19 años de todos los distritos, pero como es habitual la inscripción continúa abierta todo el año.

“Este programa es para ustedes, que se animaron a transitar esta maravillosa tarea de la maternidad y que lo hicieron teniendo que compartirla con la tarea de estudiar. Y sabemos que eso va a ser un doble desafío, así que vamos a estar ahí acompañándolas, felicitándolas por el esfuerzo que van a hacer y también reflexionando juntas cómo abarcar y superar dificultades que todas las mujeres tenemos”, les dijo Fein a las jóvenes.

En el encuentro de bienvenida, al cual asistieron cientos de ingresantes y participantes del Programa junto a sus hijos y sus familias, estuvieron presentes la directora del Instituto Municipal de la Mujer, Carolina Mozzi; el secretario de Salud Pública, Leonardo Caruana, y las concejalas Verónica Irizar y María Eugenia Schmuck. Las asistentes disfrutaron de un show de humor del Match de Improvisación de los Jumping Frijoles.

“Esta es una política pública de carácter local, que piensa en nosotras las mujeres pero sobre todo en las mujeres jóvenes. Nos alegra mucho poder acompañar un pedacito de ese trayecto de sus vidas que tiene que ver con la maternidad y la posibilidad de seguir cursando los estudios. Estos estudios que tantas puertas pueden llegar a abrirnos y de pensar en proyectos de vida que nos reconforten como madres pero también como mujeres”, expresó Mozzi.

Todas las inscriptas percibirán desde abril y hasta noviembre becas mensuales equivalentes al monto de la asignación universal por hijo (vale aclarar que ambas asignaciones pueden sumarse ya que ninguna es excluyente de la otra). 

Pero Equidad Educativa, que se sostiene de forma ininterrumpida hace trece años, va más allá, ya que involucra un acompañamiento integral a las madres y embarazadas, incluyendo talleres semanales desarrollados en los centros municipales de distrito.

En esos espacios de encuentro, las jóvenes reciben información sobre el cuidado de su salud, prevención de futuros embarazos y enfermedades de transmisión sexual, parto respetado, desarrollo infantil. Allí también se dialoga con las beneficiarias sobre cómo transitar una vida libre de violencias, sobre sus derechos sexuales como así también al disfrute del tiempo libre, la conformación de redes, y la participación en distintos ámbitos y toma de decisiones. Además, propician la generación de vínculos con otras adolescentes que transitan por experiencias similares en su cotidianeidad.

“Ingresé al Programa en cuarto año de la secundaria, me volví mamá y me ayudaron un montón. Me aconsejaron, me ayudaron a terminar la secundaria y hoy estoy ingresando en la universidad en primer año de la Facultad de Medicina”, contó Sharon, de 18 años. “Me llevo amigas más que nada, pero también muchas cosas como educación sexual, cosas que en la escuela no se dan o que cuestan preguntarle al médico, y las charlamos con las chicas”, agregó.

“Cada una sabe que el acceso a la salud pública en esta ciudad está garantizado. Que todas pueden tener un centro de salud cerca. También hemos cambiado el paradigma hacia uno de parto respetado donde antes los médicos o médicas nos decían lo que teníamos que hacer para tener un hijo, y ahora somos las mujeres las que podemos decir cómo nos sentimos y qué queremos en ese momento tan especial y tan importante”, complementó la intendenta.

La situación de un embarazo a temprana edad y en una etapa de formación educativa genera un alto nivel de deserción escolar. Esto trae como consecuencia dificultades posteriores para la inserción laboral de las adolescentes madres y el sostenimiento económico de ellas y sus hijos e hijas.

Por eso se trabaja con cada joven en el conocimiento de sus derechos como mujeres y ciudadanas, más allá de la ayuda económica para que puedan acceder a un plano de igualdad de oportunidades y construir sus proyectos e iniciativas, brindando capacitaciones, contención psicológica y asesoramiento legal. Este programa requiere de intervenciones coordinadas entre diferentes áreas del municipio e instituciones educativas para el acompañamiento de las adolescentes.

“Estamos muy orgullosas de este desafío que ustedes han tomado y queremos estar al lado alentándolas, queremos aprender de la experiencia de cada una y escucharlas para mejorar lo que hacemos. Estamos a disposición para acompañarlas y que este trayecto en el que vamos a estar juntas sirva para que ustedes terminen sus estudios, pero también para que como mujeres se fortalezcan, se empoderen y sepan que lo que ustedes decidan, en esta ciudad, lo pueden llevar adelante”, concluyó Fein.