Intervención frente a Fiscalía Federal para reclamar justicia por Pichón Escobar

A poco de cumplirse tres años de la Desaparición Forzada de Gerardo “Pichón” Escobar, la familia junto con organizaciones sociales harán una intervención frente a Fiscalía Federal (Entre Ríos 738) este miércoles 6 de junio a partir de las 9.30 hs.


Con la consigna “que la justicia no lo vuelva a desaparecer” expondrán lo que le ocurrió a Gerardo el día de su desaparición y muerte y los diferentes obstáculos en la justicia tanto Provincial como Federal.

Desde la familia quieren hacer pública la gran preocupación por el oscuro letargo en el que se encuentra inmersa la investigación del hecho, que las incontables reuniones sostenidas con los Fiscales Federales de turno a cargo de la instrucción no lograron revertir.

Resultan intolerables las demoras injustificadas y negativas tacitas de producción de algunas medidas investigativas relevantes y útiles a esta altura de los acontecimientos y considerando que el transcurso del tiempo conspira terriblemente contra el descubrimiento de la verdad, afecta la memoria de los testigos si no se registra su testimonio, deteriora la calidad de las muestras orgánicas que esperan pericias, y todo se torna en definitiva más injusto.

COMUNICADO

COMUNICADO DE PRENSA SOBRE EL ESTADO DE LA
INVESTIGACIÓN DE LA DESAPARICIÓN FORZADA DE PERSONA
DE GERARDO “PICHÓN” ESCOBAR

A poco de cumplirse tres años de la Desaparición Forzada de Gerardo
“Pichón” Escobar, desde la familia queremos hacer pública nuestra
gran   preocupación   por   el   oscuro   letargo   en   el   que   se   encuentra inmersa   la   investigación   del   hecho,   que   las   incontables   reuniones sostenidas   con   los   Fiscales   Federales   de   turno   a   cargo   de   la
instrucción no lograron revertir.

A las dificultades propias que conlleva la investigación de un delito
complejo como lo es la Desaparición Forzada de Persona, la familia
debió afrontar las adversidades anexadas por parte de la intervención
del   Ministerio   Público   de   la   Acusación,   tanto   en   primer   término   a
través del Fiscal Apanowicz, como luego a través de los Fiscales Coria
y   Fabbro,   quienes   no   solo   se   negaron   a   caratular   el   caso   como
Desaparición Forzada de Persona, sino que además realizaron todas
las   diligencias   investigativas   mediante   la   Policial   Provincial,   aún
teniendo acreditado desde el inicio la participación de personal de esa
fuerza en el hecho.

Lo antes descripto generó un proceso de pérdida y manipulación de
evidencias   relevantes   para   los   destinos   de   la   investigación.   Por
ejemplo, la fiscalía provincial no secuestró los discos rígidos de las
cámaras de video vigilancia privadas ubicadas en la calle Sarmiento
entre   Tucumán   y   Catamarca,   las   que   registraron   los   últimos
momentos   de   libertad   de   Escobar,   antes   de   ser   secuestrado   y
desaparecido, tras la persecución emprendida por el agente AMISELLI,
quien se encontraba de licencia y, sin embargo, cumplía funciones de
vigilancia en el bar “La Tienda”. Los Fiscales solamente ordenaron a
la fuerza policial implicada la extracción de copia del registro fílmico,
el cual fue manipulado y se corta abruptamente a la hora del hecho, y
no produjeron pericia informática sobre el dispositivo.

Estas   deficientes   actuaciones   y   la   negativa   a   reconocer   el   hecho
como Desaparición Forzada de Persona colocaron en grave riesgo la
posibilidad   de   avance   de   la   investigación,   condena   de   los
responsables, justicia y reparación para la familia.

Un nuevo capítulo del contexto hostil, de negación de la DFP y de la
responsabilidad Estatal por la participación policial se escribió durante
el reconocimiento de objetos en el cuerpo y la autopsia del Instituto
Médico   Legal   de   Rosario.   Fue   allí   que   el   médico   policial   Feliz
Rodríguez   informó   que   la   víctima   no   poseía   rastros   de   lesiones
internas ni externas, lo cual era falaz a simple vista, contrastándolo
con la fotografía del cuerpo o con la filmación de la autopsia, siendo
luego desvirtuado por diferentes informes forenses de parte y otros
estudios anatomopatológicos. Así, al médico forense de parte le llamó
la atención la nariz destrozada de Escobar -nariz de boxeador-, la cual
por otra parte fue ilegalmente “maquillada” para el reconocimiento
del cuerpo por parte de Luciana y su prima. También fue sugestivo
cómo el forense oficial no constató la hemorragia en la zona frontal
del cerebro, o la gran inflamación de la zona genital de Escobar.

Se suma al listado de irregularidades la violación a los protocolos más
elementales de cadena de custodia de la evidencia, configurada antes
de   iniciarse   el   proceso   de   relevamiento   de   objetos   del   cuerpo   de
Escobar, cuando se advirtió que el agente policial JAVIER SOSA poseía
en sus manos -sin ningún recaudo- el teléfono celular de la víctima (el
que había dado ubicación en el domicilio de VIVAS durante el tiempo
de desaparición y recibió llamadas durante los días posteriores). Es
tan   grave   esta   situación   que   ha   puesto   en   riesgo   la   suerte   de la investigación, ya que surge a posteriori  -ya  en   el   marco   de   la
investigación Federal-, que el móvil no reporta datos en los últimos
cuatro meses, es decir, fue borrada, o se perdió en algún momento
esa información de geoposicionamiento del teléfono de Escobar
desde el mes de mayo hasta el momento de su aparición sin vida.

Estando ya radicada la investigación en el fuero Federal los
obstáculos   continuaron,y esta vez provinieron del propio Juzgado
interviniente, puesto que el Juez Bailaque decretó arbitrariamente el
sobreseimiento y liberación de los cinco imputados, decisión que ha
sido imposible de revertir hasta la actualidad, aun habiendo evidencia
de cargo fuerte en relación a VIVAS, quien fue filmado en el primer
momento del ataque, persecución y posteriormente fue situado tres
veces en el lugar donde fue arrojado sin vida Escobar,con la 
participación policial del grupo de seguridad.

Son   intolerables   las   demoras   injustificadas   y   negativas   tacitas   de producción de algunas medidas investigativas relevantes y útiles a
esta altura de los acontecimientos y considerando que el transcurso
del tiempo   conspira   terriblemente   contra   el   descubrimiento   de   la
verdad,   afecta   la  memoria de   los   testigos   si   no   se   registra   su testimonio,deteriora la  calidad   de   las   muestras   orgánicas   que
esperan pericias, y todo se torna en definitiva más injusto.

La   familia   ofendida   por   este   hecho   atroz   y   gravísimo   del   que   fue víctima un trabajador municipal de Rosario a manos de un grupo de seguridad   cívico-policial   que   produjo   una   Desaparición   Forzada   de Persona   intolerable   y   repudiable,   reclamamos   una   investigación comprometida con el descubrimiento de la VERDAD, merecemos una investigación   PRONTA   Y   EFECTIVA,   que   pueda   DETERMINAR RESPONSABLES Y CASTIGARLOS adecuadamente.

 Pues de lo contrario y mientras el estado de situación actual no cambie, estamos ante una situación   de   IMPUNIDAD, la que no dudamos,   obedece   a   las numerosas y gravísimas irregularidades de la investigación producida en sede Provincial que   determinaron la  pérdida   de   evidencia importantísima, en un marco de NEGACIÓN de la calidad de víctima a Luciana, hostigamientos  y persecución a la familia y sus abogados mientras se producían las medidas investigativas determinantes.

Sabiendo que la Justicia Provincial y el Gobierno de la Provincia es
responsable Internacionalmente de la perdida de evidencia y de la
eventual impunidad en el caso, reclamamos a la fiscalía Federal N° 3
de Rosario, el avance inmediato de la investigación, la producción de
todas las medidas de prueba solicitadas para descubrir la verdad de
lo   sucedido en un tiempo razonable y que permita el adecuado
castigo  de  los  responsables, para dar paz a la familia que busca
JUSTICIA POR PICHON.